Eric Thames ha tenido un regreso triunfal a Grandes Ligas hasta ahora

Eric Thames ha tenido un regreso triunfal a Grandes Ligas hasta ahora

CHICAGO -- Nadie dudaba del poder de Eric Thames. Después de todo, había bateado 124 jonrones en las últimas tres temporadas, aunque fuese en la liga profesional de Corea del Sur (Korea Baseball Organization).

Pero la interrogante seguía: ¿Cómo manejaría el nuevo inicialista de los Cerveceros las rectas de los pitchers de las Grandes Ligas?

Hasta su manager se lo preguntaba.

"Él tiene un ajuste (delante suyo) y lo sabe", dijo el piloto de los Cerveceros, Craig Counsell, durante los entrenamientos de primavera. "El ajuste es la velocidad. Esta liga tiene la mejor velocidad en el mundo. Ese es el ajuste".v Considérese aprobada la prueba, y con muy buena calificación, otro obstáculo más que ha superado el jugador de 30 años desde que regresó a los Estados Unidos.

Thames, al llegar a la jornada del miércoles, encabezaba la Liga Nacional con siete jonrones, incluidos seis en sus últimos cinco juegos.

"En estos momentos da miedo cada vez sale a batear", dijo el manager de los Cachorros, Joe Maddon. "Hay que darle crédito. Se ha convertido en un bateador más peligroso. Ese swing es letal".

Tres de los jonrones de Thames han sido contra rectas de 95 millas por hora o más, lo que coloca al toletero en el primer lugar de dicha categoría de acuerdo con Statcast™. Y dos de los batazos fueron ante rectas de 96 millas, de parte de dos zurdos de los Rojos, Tony Cingrani y el dominicano Wandy Peralta.

Thames, quien firmó un contrato de tres años y US$16 millones con una opción del club para una cuarta temporada, no era considerado un buen bateador de envíos rompientes cuando jugó con los Azulejos y los Marineros en el 2011 y el 2012. Afirma que tuvo que aprender a conectarles para poder sobrevivir en Corea del Sur.

Thames nunca tuvo dudas sobre su capacidad para batear rectas.

"La velocidad es sólo ver el pitcheo", dijo. "El cuerpo humano se adapta. Yo siempre he tenido manos rápidas. Es gracioso, aunque veía entre 88 y 91 en Corea, con rectas de dedos separados, lanzan tantos pitcheos lentos que 91 parecen que fuesen 101".

Thames cuenta que tenía 12 años cuando un pelotero de ligas menores les dijo a él y a otros jóvenes que no era imposible conectar rectas de más de 90 millas.

"Dijo, 'Cuando las ves todos los días, se ve mucho más fácil'", relató Thames.

"Es verdad. No estoy diciendo que sea fácil darles a rectas a 95 millas, pero se hace más fácil. Puedes reaccionar mejor. Jugando más y más, te acostumbras, te aclimatas".

No todos los jonrones son iguales.

Thames se quedó impresionado con el que le dio a Peralta el viernes pasado en Cincinnati, en cuenta de una bola y dos strikes y ante una recta de 96 millas baja y sobre la parte interior del plato.

"Me tiró una recta y simplemente reaccioné", dijo Thames. "Y no es que estaba esperando recta. Le dije (al coach de bateo Darnell Coles), 'Eso es lo más loco'. Cuando uno reacciona, es como un flash. La bola estaba allí y uno se queda como diciendo, '¿Cómo le di a eso?' Vi el video y era una recta de dos costuras, de un zurdo, dura y adentro. Pero me estoy empezando a adaptar. Estoy trabajando para mejorar día tras día".

Counsell espera que este arranque haga maravillas para Thames, quien tiene a Ryan Braun bateando detrás suyo. El dirigente estuvo de acuerdo en que el jonrón contra Peralta fue un gran momento para Thames, quien disparó un solo bambinazo en los entrenamientos de primavera.v "Cualquier bateador se va a estar protegiendo contra el slider en esa situación", dijo Counsell. "Le lanzaron adentro y bajito y le pegó con facilidad. Ese es el tipo de turnos que le dan confianza a un bateador. Puede que no estés sentado esperando un pitcheo lento, pero lo estás pensando y aun así bateaste la recta. Eso les da mucha confianza a los bateadores".

Thames afirma que sabe que vendrán bajones en el futuro -rachas de 15-0, hasta de 20-0- pero también asegura que a largo plazo será un bateador capaz de producir un impacto, al igual que lo hizo para los NC Dinos en Corea del Sur.

"Pienso que todo el mundo está impresionado, porque estoy bateando mejor que cuando subí la primera vez a las Grandes Ligas", dijo Thames. "No lo sé. Mira, yo me siento como que confío en mí. Yo sé que puedo jugar. Siento que estoy haciendo mi trabajo, nada más".